alguien siempre llega para irse